Perro de asistencia

Un perro de asistencia es aquel que está entrenado individualmente y de forma específica para realizar tareas que ayuden en su día a día a una persona con una enfermedad o discapacidad, de tipo físico, mental, sensorial, psiquiátrico, intelectual u otros. Las tareas desempeñadas pueden incluir, entre otras: recuperar objetos que se han caído, alertar a una persona acerca de un sonido o recordarle que tome un medicamento, pulsar un botón del ascensor, etc.

En el siguiente vídeo podemos ver un reportaje sobre perros de apoyo emocional o de asistencia psiquiátrica en el que participó LealCan para poder dar a conocer la maravillosa labor que realizan.

Vídeo de adopción de un perro de asistencia para detectar una conducta compulsiva de rascado

Siempre hemos escuchado que los perros de asistencia son perros adquiridos y seleccionados desde cachorros, pero no es del todo cierto. Esta vez, os mostraremos una opción real y viable de incluir los perros de servicio en adopción. Muchas organizaciones y particulares han comenzado a incorporar perros de protectoras en sus programas. Muchas organizaciones adoptan perros adultos de refugio para sus programas, sin embargo, hay muchos perros de asistencia y terapia que les entrenan desde cachorros.

La mayoría de los animales que terminan en una protectora son tan cariñosos, inteligentes y leales como cualquier otro perro. Y no sólo eso, también pueden ser entrenados para convertirse en perros de terapia o de asistencia para personas con algún tipo de necesidad específica. Tan solo necesitan que les demos una oportunidad. Existen muchos conceptos erróneos y mitos sobre estos perros. La realidad es que la mayor parte de estos perros termina allí porque sus familias no quieren o no pueden cuidarlos y no siempre el motivo está relacionado con la existencia de problemas de comportamiento.

Anteriormente conocida en la Protectora ACURN (Animales con un nuevo rumbo), de donde procede, como «Zanki», os presentamos a «Cneasaigh», en este vídeo. Está ayudando a su nueva guía a mejorar y enriquecer su vida. Con ella estamos trabajando conductas específicas para perros de asistencia psiquiátrica, que también ayudan como perros de apoyo emocional.

La misión de la perrita consiste en percatarse del inicio de la crisis compulsiva y detenerla, y, para ello, la estamos entrenando a detectar conductas compulsivas de rascado.

Para conseguir el objetivo, su guía, debe desviar su acción a interactuar con Cneasaigh en el momento que esta conducta se produce, fomentando la aparición de una respuesta regulatoria orientada a una interacción social.

Ir arriba