Un perro de Asistencia Psiquiátrica debe aprender una serie de tareas útiles para ayudar a su guía a sobrellevar un brote repentino de síntomas, efectos secundarios de medicamentos o en una situación que requiera ayuda externa.

El perro de asistencia ayuda a su guía a buscar y entregar la medicación de emergencia en caso de crisis para sobrellevar las náuseas, los calambres, los mareos o los efectos secundarios de otros medicamentos. También actúan de manera directa ante las parálisis (fugas disociativas) por miedo del TEPT o las oleadas repentinas de terror, los dolores en el pecho y la dificultad respiratoria de un ataque de pánico severo y antes o durante la intervención pueden buscar medicamentos para aliviar la gravedad de los síntomas.

Se puede entrenar al perro para que abra la puerta de un armario y saque una canasta o bolso con medicamentos si el acceso a la primera ubicación está bloqueado por la puerta de la habitación que está cerrada. También se podría entrenar al perro para que localice un bolso con medicamentos en el hogar, la oficina o en la cómoda, el escritorio o la silla de una habitación de hotel y lo entregue a su guía.

En este caso, se ha entrenado a la perrita para recuperar una pequeña bolsa de lona con medicamentos de un lugar específico al que se le ha enseñado a ir cuando se le indique, como la parte inferior de un armario, el tocador o el estante del baño.

En el video podemos ver a «Cneasaigh» que está siendo entrenada por Mari Carmen Pérez, educadora de LealCan, a buscar, discriminar y entregar, entre varios objetos, el bolso de la medicación de su guía.

Ir arriba